lunes, 31 de julio de 2017

My little deer

Después de haber hecho estos pantalones para el cumpleaños de A.  me quedaba mucha tela (me sigue quedando) así que decidí coser los pantalones que tenía pensados desde que compré la tela: los My little deer de la revista Ottobre. Una revista que me compré sólo por ese patrón, porque necesitaba ese patrón para U. (por aquel entonces todavía pensaba en él como Baby Third).
Para mí, los pantalones con pies son un básico en un RN, porque los bebés se mueven, se quitan los calcetines, se les quedan los pies fríos... Así que cuando vi el patrón supe que la revista se venía a casa y que los cosería pronto.
Aquí mis My little deer con tela de flechas:

No tengo foto con ellos puestos porque no sé como calculé las tallas, pero hice la 68, así que supongo que podrá usarlos en un par de meses.
Como suponía, es un patrón que se ha convertido en mi favorito de este número, y ya le he cosido otros con una camiseta de papi y retales de camiseta  que apenas han dado para la cintura y la parte de abajo de los pies). Ahora hace calor, y tanto los pies como las piernas van destapados, pero no descarto coser más un poco más adelante. 
Enlazo en el Blog de Fans de Ottobre y en Menuda Inspiración.

domingo, 30 de julio de 2017

Ease into motherhood

¿Conocéis Ease in to Motherhood? Es una iniciativa de la mano de tres blogueras (Mexican pink ,  Sew fearless y Seamstresserin) para hablar durante el mes de julio de los cambios físicos y psicológicos durante la maternidad y cómo eso se ve reflejado en la costura. O al menos eso he entendido yo (que últimamente no entiendo mucho las cosas, el puerperio me tiene atontailla... con decir que ayer me di cuenta de que pasé un dí entero enhebrando mal la over...)
No suelo hablar mucho de mi por aquí, pero eso va a cambiar (tengo programadas dos entradas para hablar de la cesárea de mi hijo mayor) o al menos un poco. 

Comencé a coser en febrero de 2013, para hacerle pantalones a mi hijo mayor, ya que la ropa que veía en las tiendas no me gustaba, la veía demasiado ¿comercial? ¿sosa? ¿todos iguales?. Yo la definía como "de adultos encogidos", y no me gustaba que mi hijo tuviera que llevarla. En un mercado le compré unos "cagaos" que me encantaron, y poco después me atreví a usar la máquina (que había comprado para coser una carteras de cómic que cosía a mano antes de tenerlo) y le hice sus primeros pantalones, con un patrón que modifiqué mil veces hasta que conseguí lo que buscaba. No tengo foto de esos pantalones, pero los sigo teniendo, este invierno han sido el pijama de mi mediano.
La mayor parte de sus pantalones se los coso yo, aunque no puedo decir lo mismo de las camisetas (no me da la vida para tanto, como suele decirse)


Me encanta coser para mis niños, que me pidan un disfraz y sepan que se lo voy a hacer. Aunque eso implique que no sea tan chulo como uno comprado (tengo la "estúpida manía" de que el disfraz se pueda aprovechar luego para vestir o para pijama, así que no suelo usar rasetes ni telas de disfraz).
Me gusta hacerles felices a través de la costura.
Cuando nació A., el mediano, me atreví a coser más. Ya estaba convirtiendo la costura en una terapia. Subía a coser cuando estaba estresada y, aunque no podía coser tanto como me hubiera gustado, era feliz haciéndolo. Esa época coincidió con el final del máster que estaba estudiando, y mi tiempo se lo dedicaba casi en exclusiva al TFM (bueno, lo que me dejaba un bebé de cerca de un año y un niño de casi 4)
 Ahora que ha nacido U. es más fácil coser, porque además de la máquina normal tengo una remalladora (comprada dos años antes, pero que entre el miedo y el máster no había usado hasta el final del embarazo). La remalladora se ha convertido en mi nueva mejor amiga, puesto que antes ocupaba el descosedor XD

Desde que soy madre de tres tengo menos tiempo para mi, menos tiempo para el Blog (uso mucho entradas programadas, ya que las voy escribiendo a ratitos, por eso a veces no puedo escribir tanto como me gustaría) y menos tiempo para la costura, pero sigue siendo mi terapia. Me relaja coser, cortar las telas, elegir el patrón... y me encanta sentirme orgullosa de lo que hago. antes hacía joyería en arcilla polimérica, pero nunca he sentido que en mi entorno más cercano se me valorase (me regateaban, me cambiaban los precios o incluso las creaciones, se referían a lo que hacía como "mis mierdas") y ahora siento que lo que hago gusta. Al menos, siento que gusta a quien me importa: a mi misma y a quien lo lleva (normalmente mis hijos, un poco mi marido -calzoncillos y poco más, tengo que atreverme a más- y cada vez más, a las personas a las que se lo regalo). 
Coso por gusto, por hobby, y disfruto de cada minuto haciéndolo (aunque hay costuras que.... pero luego disfruto una vez terminadas, jeje)
 Otra cosa que me ha cambiado ha sido mi apreciación de mi misma. No sé si es por la costura o por la maternidad, o tal vez haya sido una combinación de ambas. Ahora que está de moda el "body positivity" (que no es otra cosa que aceptarse tal y como uno es) me doy cuenta de que tenía que haberme valorado mucho antes.
Tras el primer embarazo me quedé con 20 kilos de más, que hacían que no me viera cómoda con la ropa que tenía antes del embarazo (normal...no entraba) y empecé a usar ropa ancha, cómoda, y con la que me veía gorda pero disimulando. Tras el segundo embarazo me puse a dieta, mejoré la alimentación y perdí 13 kilos.  Todavía me sobraban pero ya me daba igual. Durante ese embarazo empecé a coserme ropa "premamá" (dos camisetas anchas, largas, para ir a pilates, porque con las de las tiendas no se me tapaba la barriga). Me sentía bien llevando mi propia ropa.
Cuando tuve al bebé seguí cosiéndome la ropa, y ahora ya me atrevo hasta con patrones de la ottobre XD
 Este último embarazo lo he pasado prácticamente con ropa hecha por mi. Desde las camisetas hasta el tankini con el que iba a natación. Y lo he lucido mucho, más que los otros.
Mi mentalidad ha cambiado, ahora me acepto tal cual soy, con mis kilos de más y mis estrías, y mis pelos (he dejado de depilarme, me acepto tal y como soy, y si lo hago será por mi misma, no por convenciones sociales), incluso me acepto con mis cambios de humor.

Y bueno, este es más o menos el resumen de por qué coso, qué siento al coser y cómo he cambiado desde que soy madre, hace ya 5 años. Sé que suena a tópico, pero en mi caso es normal: esto es lo mejor que me ha pasado; ser madre me ha abierto la mente, me ha dado la vuelta por completo y me ha descubierto cosas que ni sabía que existían, tanto de mi como de la sociedad, para bien y para mal.
Y ahora dejo de escribir, programo esta entrada para mañana (la he escrito del tirón, estoy que no me lo creo) y retomo unos pantalones que tengo a medias. 
Si habéis aguantado hasta aquí, gracias por leerme :) 

jueves, 27 de julio de 2017

Rums #30 Camiseta Estiu

Es jueves!
Es Rums!
Y yo vengo casando rayas

 Bueno... casi casando rayas, que este lado no me ha quedado tan bien como el otro. (Aunque es infinitamente mejor que las rayas de muchas prendas compradas)
 Me encanta como me ha quedado el cuello. Está hecho con la misma tela. Iba a hacer lo mismo en las mangas, pero de momento las tengo sólo con un borde hecho con al remalladora, ya si veo que lo necesitan les pondré puño.
He cambiado un poco el patrón, sin hacer la espalda de nadador (es la segunda estiu que hago así, la primera fue la de los helados) porque aunque me gustan las espaldas así y me parecen más fresquitas,  no me gusta que se me vean los tirantes del sujetador.
 Y aquí como queda por delante. Foto 100% natural, sin meter barriga ni nada XD Con la barriga de dos meses después de parir en todo lo suyo (ya casi he recuperado el peso previo al embarazo, me sobran sólo dos kilos, aunque comiendo el chocolate a la velocidad que lo como... Pero bueno, no tengo prisa, y es chocolate negro 85%, que he leído por ahí que cuenta como ensalada, no?)

Muchas gracias a Mi rincón de Mariposas por haber compartido el patrón. 

lunes, 24 de julio de 2017

Conjunto cocinero

Creo que debería dejar de editar fotos antiguas, porque me da mucha nostalgia ver a mis peques tan peques (y girarme y verlos taaaaan mayores, pero mayores de verdad, que R. tenía dos años en estas fotos y ya tiene cinco)
Hace tres años los reyes le trajeron a R. (¿o fue por su cumple? lo que está claro es que tenía dos años o así) la archiconocida cocina de Ikea, cocina que seguimos teniendo y que les sigue dando mucho juego (la recomiendo 100%)
En aquella época a R. le gustaba ver masterchef conmigo, sobre todo el de los niños (no vimos la primera edición, nos viciamos en la segunda) y coincidiendo con la final, R. me pidió un traje de cocinero para verla.
Así que, mami sube al taller, elige telas y manos a la obra. Ya le había cosido anteriormente un delantal, en naranja (¿os lo he enseñado? ays... mi mala cabeza...) así que no tenía problemas para encontrar el patrón. Sólo necesitaba uno de gorro, que no recuerdo de dónde lo saqué (era un círculo cosido a la tira que da vuelta a la cabeza; esa tira de tela lleva elástico por detrás para que le ajuste mejor).

 Por cierto, en casa la cocinita está dentro de nuestra cocina, justo donde acaba la encimera. Eso dificulta un poco la entrada a la galería, ya que la puerta no abre completamente, pero es el mejor sitio que se nos ocurrió, ideal para que ellos cocinen/jueguen mientras nosotros hacemos lo propio.
La verdad es que la usan mucho, los dos (tanto juntos como por separado, y cuando vienen amigos a jugar) pero no del modo tan idílico como yo me imaginaba: 
En mi imaginación, yo estaría cocinando tranquilamente mientras él (eso fue con R. con A. ya me había bajado de la nube) jugaba en su cocinita. En la realidad, yo estoy cocinando mientras ellos (R., A. o los dos, depende del momento) están ayudándome, cortando verduras, moviendo la comida en las sartenes, echando cosas a la thermomix... y para jugar en su cocinita está el resto del día. Y, ¿sabéis qué? me encanta que sea así, disfruto muchísimo cocinando con mis pequeños ayudantes.
Enlazo en Menuda Inspiración.

sábado, 22 de julio de 2017

Porteando ando: Mei Tai

Me gusta portear, y de los portabebés para niños "grandes", mi preferido es el mei tai (al menos hasta ahora, que estoy descubriendo el mundo de los fulares tejidos).
El mei tai es un portabebés fresquito, cómodo y muy "apañao" para llevar guardado en el bolso y sacarlo cuando el bebé (o el niño) pide brazos. Pero también es perfecto para dar largos paseos, hacer la compra... nosotros lo usamos mucho (bueno, miento... lo usábamos mucho y lo volveremos a usar, que ahora estoy usando el onbuhimo con A. -y papi con la mochila- y el fular con U.)
Para mi, la edad ideal para usar un mei tai es a partir de los seis meses, más o menos cuando el niño se sienta solo. En mi caso particular, los mei tai que hemos usado son artesanos, así que no puedo hablar más que de éstos, nunca he probado un comercial o uno hecho por otra artesana, aunque el sistema de uso es el mismo: los tirantes se atan a la cintura del porteador, el bebé se coloca pegadito a papá o mamá y los tirantes se cruzan por la espalda, siendo atados delante o detrás (depende del largo del tirante, del grosor y la altura del porteador...)

Este mei tai ha sido un encargo, y me ha encantado hacerlo. La tela la compré hace tiempo y la guardaba para algo especial (siempre digo lo mismo, pero es que hay telas que tengo y no quiero usar si no son para cosas especiales, no para hacer pruebas o pijamas o cosas así XD). ¿Hay algo más especial que llevar pegadito a tu bebé?
 En este caso, no es un mei tai reversible, porque la tela es tan bonita, tan dulce, que no va a usarlo por el otro lado. Para combinar, tela roja.
 Muchísimas gracias por haber confiado en mí para hacer este mei tai, espero que lo estéis disfrutando mucho, sobre todo con estos calores que estamos teniendo. 
Por cierto, inauguro con esta entrada una nueva sección del blog: "porteando ando". En esa pestaña voy a meter todas las entradas relativas al porteo, así como los portabebés que he hecho (pronto os enseñaré un onbuhimo, y tengo pendientes dos bandoleras).
No soy experta en porteo, al menos no lo soy más allá de la experiencia personal con mis tres hijos, pero si puedo ayudar a alguien, aquí estoy :)

lunes, 17 de julio de 2017

Conjunto para bebé

Hoy vengo con un conjunto para el bebé de unos amigos, el pequeño M.
Ya sabéis lo que opino de los regalos handmade, y de coser en pequeñito, así que he disfrutado mucho cosiendo el conjunto (talla 0-3 meses, peque peque)
Pantalones "no recuerdo el modelo" de la revista Ottobre (algún día haré una comparativa de leggings de bebé, como estoy haciendo la de niño, mientras sigo cosiendo todos los que veo, porque me encanta este tipo de pantalón). 
 Bandana para el cuello, para que no se moje con las babitas (o para poner a conjunto con una camiseta lisa) Ya he perdido definitivamente el miedo a poner mis etiquetas XD
 Por detrás polar verde, a juego con los puños del pantalón.
 Y gorrito para tener la cabeza calentita (ahora ya no... pero el bautizo fue en marzo o abril)
Y aquí el conjunto completo. La verdad es que me gustó mucho el resultado (la pena es que en las fotos no se ve bien lo bonita que es la tela) y espero que a sus papis también les gustara. 



sábado, 15 de julio de 2017

Summer kids pandas para L.

Pantalones cortos de la última Ottobre (bueno, de la última que tengo, de este verano, ahora mismo la última es la de otoño) para un pequeño león.
Me hubiera gustado hacerle unos pantalones a L. con perros para regalárselos en su segundo cumpleaños, ya que a él le encantan, pero no tenía ninguna tela con perritos, así que me decanté por esta preciosa tela de pandas, que también son unos animales adorables.
 Pantalones cortos, aunque no demasiado (para mi gusto, mejor serían un poco más cortos, que éstos quedan por debajo de la rodilla) para correr fresco este verano. 
Este patrón lo he usado mucho, muchísimo (cuatro veces y subiendo...) porque ya tenía yo ganas de unos pantalones cortos de tela de camiseta en esta revista, así que ya os los iré enseñando poco a poco.
Enlazo en Blog de fans de ottobre

jueves, 13 de julio de 2017

Rums#28: Funda porta documentos

Es Jueves!
Es Rums!
¿Dónde lleváis la cartilla del médico de los peques? En el sobre de plástico que suelen dar en algunos hospitales (en el de mi mayor me lo dieron, en los otros dos -otro hospital distinto, ADG- no) , tirados de cualquier manera dentro del bolso, o en una funda súper mona de tela? En mi caso, es obvio, no?
Hace años hice una funda de tela para la cartilla de R., que os enseñé en este Rums, con la frase "no es para mí, pero sí es para mí" y esta es algo parecido.
Cuando nació A. metí su cartilla del médico en la de R., iban ajustadas pero cabían bien, una a cada lado y cada uno con sus cosas ordenadas. El problema fue cuando tuvimos a los dos en lista de espera para operarlos, con sendos papeles para las pruebas y demás, y ya tuvimos más problemas de espacio, lo que me hizo querer/necesitar una para A. 
Así que aquí está: una funda para los documentos médicos de mi mediano, que falta le hacía al pobre. Tela de coches y funda acolchada. Confieso que la idea inicial era una funda para los papeles del coche de papi (mala idea entonces el acolcharla, lo sé) pero yo la voy a usar más. 
Para cerrarla, dos elásticos, que me gustaba la idea.
Aquí la funda abierta, con espacio para la cartilla del médico, la de las vacunas, la tarjeta sanitaria, los papeles del hospital... y un par de folios y colores para amenizar las salas de espera.
Me gusta lo de llevar los papeles de los peques por separado, así es más cómodo y me hago menos jaleos cuando tengo que buscar algo. Ahora sólo me falta coser uno para los papeles de U., que con mi velocidad costuril, os lo enseñaré en un Rums de dentro de dos años (espero que no, pero capaz soy... ¿No os pasa tener mil proyectos en mente que queréis hacer y no encontrar el momento de hacerlos? Pues eso XD)

lunes, 10 de julio de 2017

Snowflakes

Esto de ser puerpera no hace otra cosa que incrementar mi (ya de por sí acuciado) despiste. Como ya es habitual en el blog, los lunes publico una entrada con ropa para mis peques (la de los regalos la suelo dejar para los sábados) y enlazo en Menuda Inspiración, donde compartimos costuras para ellos, y nos llenamos de culoveoquierismos. Pues bien... como tengo tan buena cabeza (véase la ironía) la semana pasada se me olvidó enlazar  la entrada del saquito de bebé que cosí para U., pero no queda ahí la cosa, no, la semana anterior se me olvidó enseñaros en Rums mi camiseta de helados. Para un rums que coso ropa... y se me olvida. 
Espero que hoy no se me olvide enlazar, jeje.
Este lunes quiero enseñaros unos pantalones para A., que el pobre como hereda los del hermano (tanto comprados como handmade) apenas tiene cosidos por mi ahora mismo. Bueno, tener tiene, pero no cosidos para él directamente (cosas de ser el segundo, supongo.. y que tampoco quiero coser por coser y que se acumule la ropa en los cajones, prefiero coser cosas que necesiten)
Tela de Cal Joan, que fue verla, enamorarme y saber que tenía que traerla a casa para coserle algo a A.

 Modelo Snowflakes, súper cómodos y espaciosos (importante para los pañales de tela).
¿A que mola la camiseta? Era de R., hecha por Fushufana, pero ahora es de él, jeje.
 Y por detrás, que ya posa y todo cuando le hago fotos XD

Con este patrón se cose también el peto Baabaa little lamb, así que aproveché que lo tenía copiado para hacerle a A. un "peto para mojarse" con una tela impermeable. No hay fotos porque:
1.- Es blanco soso 
2.- A A. no le gusta, así que es ponérselo y moverse y querer quitárselo
3.- Fue un fracaso, sigue mojándose cuando está en la terraza jugando con el agua de la manguera y del grifo, pero ya me da un poco más igual, que estamos con buen tiempo (la idea era hacerle un traje para mojarse en invierno, con el frío)
Enlazo en Fans de Ottobre (es de la 6/2015) y en Menuda Inspiración

sábado, 8 de julio de 2017

D'lish donut antiestres

Seguimos en casa con la fiebre Shopkins, y parece que la cosa va para largo.
En esta ocasión, y tras haber hecho a Cheeky Chocolate le ha tocado el turno a D'Lish Donut, un gracioso donut con glaseado de fresa:

En nuestro caso, no es de fresa, sino de ¿frambuesa? (nos gustaba más con fieltro granate que con el fieltro rosa que tenía yo en ese momento).
Es antiestres porque el cuerpo el donut es blandito (es un moño de esos para el pelo). 
Lo hice yo, con ayuda de mi mayor, que recortó y pegó el fieltro con silicona caliente (y dirigió, que se le dio genial darme las indicaciones, jeje)

Siento la calidad de la foto, pero es la única que tenemos.
Próximamente os presentaré a Galletita Loquita (ni idea del nombre en inglés)

lunes, 3 de julio de 2017

Saquito para bebé

Este saquito para bebé ha sido para nosotros un gran descubrimiento, algo que nos ha salvado la vida. Bueno... no.. estoy exagerando un poco (bastante) pero sí que nos ha ayudado mucho y nos ha resultado súper práctico. 
La necesidad surgió de los cambios de pañal a U.,  que se movía mucho, dificultando ponerle los pantaloncitos. Así es mucho más fácil, porque se le pone el pañal y se le mete el saco, en dos segundos bebé vestido.
(Ahora es todavía más fácil, porque con el calor que hace no lleva más que el pañal)



Tela de karatekas y puño de rayas, muy suave y muy cómodo. 
 El saquito no es reversible, aunque podría serlo (si hubiera cosido la cintura de otra manera) porque la tela de dentro es muy bonita, o al menos a mi me lo parece. Sí, yo coso flores, y también reciclo prendas viejas (un vestido que me había quedado ya corto pero cuyo estampado me gusta mucho)
 A U. le encantó su saquito, y a nosotros más. Ahora ya no, porque con el calor que hace, lo último que necesita el bebé es esto, pero para septiembre/octubre no descarto coserle otro,ya que éste era lavarlo y ponérselo, a diario. 


Enlazo en Yo coso flores y en Menuda Inspiración

Puede que te gusten...

Puede que te gusten...